Zona hadal: frontera océano oscura y extrema

por | Jul 10, 2023 | Información

Actualmente, la exploración submarina ha sufrido la peor situación posible debido al trágico accidente del sumergible Titan durante una expedición a los vestigios del Titanic que descansan an una profundidad de 3.800 metros. Sin embargo, la nave de OceanGate no es la única que ha experimentado una situación similar. En mayo de 2014, hace casi diez años, WHOI sufrió la pérdida de un submarino llamado Nereus, el cual se debilitó debido a la presión del fondo marino. A diferencia del Titan, el submarino de WHOI no tenía tripulación a bordo, era más pequeño y su destino estaba an una profundidad mayor, en las oscuras e inexploradas aguas de la fosa de Kermadec, an una profundidad de 9.900 metros.

El propósito era alcanzar las aguas de la denominada “zona hadal”.

¿Es la zona llamada “hadal”? El nombre hace referencia a Hades, el inframundo de la mitología griega y el dios que lo controla, lo que nos proporciona una primera idea de qué es la “zona hadal”. Si dividiéramos el océano abierto (pelágico) en capas similares an una cebolla, nos encontraríamos con cinco franjas grandes, cada una más profundas que la anterior y en las que la luz desaparece gradualmente: la eufótica, que alcanza los 200 metros de longitud; la oscura o mesopelágica, que alcanza los 1.000 metros; la batialpelágica, que se refiere a las aguas que alcanzan los 4.000 metros, en una zona donde la luz del sol ya no alcanza; y la abisal, que se refiere a la columna de agua que alcanza los 6.500 metros.

La zona hadal sería la quinta franja que quedaría. Aunque en la mayoría de los casos, la profundidad del fondo oceánico no supera los 4.000 o 6.000 metros, en las fosas esta distancia desde la superficie puede ser mayor y llegar a los 11.000 metros. El Abismo Challenger, situado a más de 10.900 m, es de hecho el punto más profundo conocido del lecho marino. NOAA explica que la zona hadal es aquel lugar de la Tierra que se puede considerar terra (o más precisamente aqua). Las regiones hadales están formadas por fosas y canales distintos, y se estima que si se sumaran todas las ubicadas en todo el mundo, se obtendría una zona similar a la de Australia.

¿Y cuál es la razón detrás de su relevancia?

Aunque no es muy extensa ni fácilmente accesible, la zona hadal es mucho más que una zona de aguas oscuras a miles de metros bajo la superficie del mar. Las condiciones que presenta, an una enorme profundidad, sometida an una presión constante, privada de la luz y con temperaturas cercanas al punto de congelación, lo convierten en un lugar extremo con un gran potencial para la investigación científica.

Las paredes de las trincheras que se adentran en las profundidades del Hades son hogar de formas de vida distintas, como recuerda WHOI. Más allá de sus intereses científicos, su investigación puede ayudarnos a comprender cómo los organismos se adaptan a condiciones extremas. No solamente eso. Incluso para recabar información que nos pueda ayudar en el futuro al explorar océanos situados fuera de nuestro planeta, como los de las lunas de Júpiter o Saturno, o incluso para el estudio del ciclo del carbono, las fosas marinas son interesantes.

¿La investigación del carbono?

De acuerdo. Según investigaciones, las fosas marinas son importantes depósitos de carbono, a pesar de su aspecto enigmático. En 2011, Ronnie Glud, un biogeoquímico, explicó a la BBC que se estaba produciendo un almacenamiento de carbono mucho más activo de lo que se esperaba, lo que indica que hay un sumidero de CO2 en el océano profundo del que no se tenía conocimiento. Su equipo ha establecido que, aunque las fosas marinas cubren cerca del 2% del océano, su valor en la captura de carbono es “desproporcionado”.

La zona Hadal tiene una tasa de enterramiento de carbono negro por unidad de superficie siete veces superior a la media oceánica. Un estudio publicado en la revista ‘Nature’ el año pasado señaló que el carbono negro en el océano es un sumidero importante pero ignorado.

¿Existe vida en niveles tan bajos?

Sí. Las regiones hadales son de las más peligrosas de la Tierra debido a su alta presión hidrostática, la falta de luz solar, la falta de recursos para la alimentación, las temperaturas extremadamente bajas y la hipoxia (ausencia de oxígeno). A pesar de ello, a pesar de ser solo el 1% del fondo marino, existen especies que han logrado adaptarse a sus circunstancias.

Desde mediados del siglo pasado, hemos ido ampliando nuestro conocimiento sobre las simas. En la actualidad, se sabe que los peces caracol lipáridos son las especies de vertebrados hadales más frecuentes y pueden habitar a profundidades de más de 8.100 metros. En 2019 un grupo de investigadores descubrió de hecho una nueva especie, Pseudoliparis swirei, una criatura pequeña, de tonalidad rosada y sin escamas en la Fosa de las Marianas, a 7.415 metros de profundidad.

¿Qué otros sucesos hemos observado?

Hace algunos años, un grupo de investigadores colocó cámaras con cebos en las Marianas con el fin de atraer animales. Las profundidades abisales e incluso las hadales están muy lejos de ser yermas, según el material. Vimos peces de gran tamaño, como colas de rata y anguilas, a poca profundidad, entre los 5.000 y 6.000 metros de la llanura abisal. Encontramos camarones decápodos, anfípodos supergigantes y pequeños peces caracol por debajo de 6.400 metros. “Solo vimos grandes enjambres de pequeños anfípodos carroñeros, parecidos a las chinches de jardín, en las mayores profundidades, cerca de 11.000 m”, describen.

¿Qué otros sucesos hemos observado?

Hace algunos años, un grupo de investigadores colocó cámaras con cebos en las Marianas con el fin de atraer animales. Las profundidades abisales e incluso las hadales están muy lejos de ser yermas, según el material. Vimos peces de gran tamaño, como colas de rata y anguilas, a poca profundidad, entre los 5.000 y 6.000 metros de la llanura abisal. Encontramos camarones decápodos, anfípodos supergigantes y pequeños peces caracol por debajo de 6.400 metros. “Solo vimos grandes enjambres de pequeños anfípodos carroñeros, parecidos a las chinches de jardín, en las mayores profundidades, cerca de 11.000 m”, describen.

Con la ayuda de sumergibles y cámaras, hemos llegado más allá en los últimos años. Se han implementado programas especializados, como HADEX, liderado por WHOI, para mejorar su conocimiento y se han llevado a cabo expediciones tripuladas, como la llevada a cabo el año pasado por Escribano y Ulloa, quienes descendieron a más de 8.000 metros en la fosa de Atacama.

Hyperion
Author: Hyperion

Otras Noticias

Compartir

Redes Sociales

Google News

Noticias

Noticias Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posibles Fuentes: Pagina de Fuentes